La Hospitalización por Enfermedades Inflamatorias Intestinales Crece

Estudio de La Universidad Católica
Las cifras revelan un aumento del 64% en los ingresos de estos pacientes a los centros de salud, entre los años 2001 y 2012.

Se considera un costo a pagar por el desarrollo del país. Porque cuando se tiene un acceso casi universal al agua potable, productos para la limpieza y alimentos esterilizados, se crean las condiciones para dejar “sin trabajo” al sistema inmune de las personas. La inmunidad desocupada termina volviéndose contra la propia persona, causándole problemas inflamatorios como el asma, las dermatitis, las alergias y la artritis.

Esta es la causa probable también de las llamadas enfermedades inflamatorias del intestino, que incluyen colitis ulcerosa y enfermedad de Chron. En Chile no hay cifras sobre la incidencia de estas patologías, por lo cual la Unidad de Coloproctología de la Universidad Católica decidió hacer un estudio al respecto. Este determinó que hubo un aumento del 64% en las hospitalizaciones por estas enfermedades, entre los años 2001 y 2012. La información corresponde a todas las instituciones de salud del país, privadas y públicas.

“Teníamos la percepción de que había un aumento de estas enfermedades, pero hicimos este estudio para obtener la evidencia necesaria, y lo que vimos fue una tendencia al aumento que es significativa”, explica el doctor Felipe Bellolio, autor del trabajo y cirujano coloproctólogo de la Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal UC.

Del total de estas patologías, el 31,2% corresponde a enfermedad de Chron y un 68,8%, a colitis ulcerosa.

“Este tipo de enfermedad afecta a personas jóvenes, ya que el promedio de edad de los pacientes es de 38,6 años”, dice el doctor Manuel Álvarez, gastroenterólogo de la misma Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal UC. Estos pacientes ven afectada su rutina diaria, ya que sufren de molestias digestivas como dolor abdominal, diarrea que puede acompañarse de sangramiento, decaimiento, disminución del apetito y de la vitalidad. El estudio mostró también que no hay mucha diferencia de género, ya que el 56,98% son mujeres y el 43,02%, hombres.

En todo caso, se vio que el promedio de hospitalización “se redujo de siete días en 2001, a cuatro en 2012. Asimismo, las cirugías han disminuido en estos pacientes”, explica el doctor Bellolio. Esto se debería a que los médicos hoy están más preparados para hacer estos diagnósticos.

El tratamiento médico incluye corticoides, antiinflamatorios, fármacos que regulan la inmunidad y terapias biológicas. Últimamente se han sumado los probióticos.